XXXII Fiesta del libro en el Colegio

Un año más, celebramos el Día Internacional del Libro con una semana de homenaje y fiesta del libro.

La escritura y por consiguiente la lectura marcó el final de la Prehistoria, fue un paso de gigante, inventaron un modo de comunicación permanente, abrió el pensamiento del ser humano, todo lo que recordamos de nuestros antecesores, todos los fallos y aciertos, lo hacemos gracias a la lectura. Debemos celebrar con alborozo la palabra escrita: la profunda y la banal, la seria y la risible, la triste y, por supuesto, la alegre.

Este año hemos celebrado los doscientos años de las palabras de Zorrilla y los cien de las de José Luis Sampedro y Gloria Fuertes. Y con la excusa de la Sonrisa etrusca hemos querido celebrar las palabras de nuestros queridos abuelos, de sus experiencias lectoras, de sus cuentos y poesías e historia. Algunos alumnos afortunados de Infantil y Primaria pudieron recibirlos en su día a día y presentar a sus abuelos y abuelas que ejercieron con maestría ese oficio de contadores de historias, algunos con pluriempleo por dar gusto a cada uno de sus nietos. Desde el Colegio agradecemos su participación y les emplazamos para los años venideros, ¿la excusa?… algo inventaremos. Ese día compartido lo cerramos con la fantástica representación de El abuelo Teo de Tropos teatro, que nos dejó con la búsqueda de ese abuelo junto a su nieta de lo verdaderamente importante en la vida.

Y qué decir de nuestros poetas inspirados por las musas escribiendo a ese Don Juan o a esa Doña Inés del alma mía. Escribir poesía o prosa poética es una de las tareas más complicadas, desnudarse aunque sea escudándose en el humor para todos los que leen. Y es que tenemos muchos valientes, toda la ESO se puso manos a la obra (perdón, pluma a la hoja) para buscar las palabras que Doña Inés habría escrito a Don Juan y… viceversa.

No podríamos cerrar estas líneas sin agradecer a las madres del APA su implicación en la tradicional Feria del Libro, sin su participación sería imposible llevarla a cabo. La feria pone el broche final a nuestra Fiesta y gracias a lo recaudado podemos mantener nuestra querida biblioteca.

Hasta el año que viene.

 

Ana Cadórniga, Bibliotecaria

 

 

Compartir