Una vivencia otoñal

En los grupos de 2 años disfrutamos de una vivencia otoñal.

Las instalaciones de creatividad son pequeñas obras de arte producidas con elementos del día a día y que proporcionan al niño la capacidad de exploración, el desarrollo sensorial y el juego libre con material no estructurado.

En esta instalación educativa los materiales son muy variados, inspirados en elementos del entorno y la naturaleza. Además de hojas secas, palitos y piñas, se han añadido frutos carnosos (naranjas, mandarinas, uvas, granadas, limones, membrillo y calabazas) y frutos secos (castañas, bellotas y nueces). También unos cuencos y cucharas para poder hacer trasvases.

Las profesoras no intervienen en el juego que desarrollan los niños, sino que observan su interacción con el entorno y sus iguales. Los datos que les proporcionan actividades como estas les ayudan a conocer qué aspectos deben trabajar con ellos.

Ha sido una preciosa experiencia tanto para los niños, como para sus profesoras. Han disfrutado muchísimo.