Rutinas, técnicas de trabajo y herramientas

El curso escolar supone una organización de las rutinas diarias, de los horarios y de las obligaciones, tanto en casa como en el Colegio.

En ocasiones, estas normas no resultan fáciles de asumir por los alumnos de ciertas edades como por ejemplo, los adolescentes. Padres y profesores debemos colaborar para que la organización y cumplimiento de estas rutinas y hábitos resulte lo más eficaz posible.

Debemos dedicar especial atención a dos rutinas básicas: la alimentación adecuada y el descanso durante la noche.  Ambas influyen considerablemente en el rendimiento de los alumnos durante la jornada escolar. Como padres, podéis organizar un horario para levantarse y acostarse a diario, tratando de hacerles partícipes en su elaboración. De esa forma conseguiremos que se levanten con tiempo necesario para desayunar tranquilamente en casa antes acudir al Colegio y que se vayan a dormir temprano, descansando al menos ocho horas. Es importante que cuando vayan a dormir no tengan a su alcance distracciones que les desvelen, como el teléfono móvil, fuente de múltiples entretenimientos: vídeos, música o WhatsApp.

También debemos fomentar  la puesta en práctica de unos hábitos y técnicas de estudio que sean adecuados a cada curso y etapa educativa. En las clases, los profesores recordamos y trabajamos en diversos aspectos como: la planificación del tiempo de estudio, la lectura comprensiva, la selección y/o la organización de contenidos.

Además, es fundamental que los alumnos vayan adquiriendo responsabilidad y autonomía en el estudio. Tienen que ser responsables de los materiales necesarios para el desarrollo de las asignaturas, apuntar sus deberes y las fechas de entregas de trabajos, así como anotar los exámenes programados. Desde el Colegio, y con el objetivo de desarrollar esta responsabilidad, recomendamos que los alumnos tengan una agenda propia para recordar todos estos datos. Si tienen dudas pueden consultar en la plataforma “Educamos”, donde los profesores anotan todas las fechas y tareas importantes.

Paralelamente, los alumnos al volver a casa deben adquirir la rutina de dedicar diariamente un tiempo de trabajo personal para cada asignatura. Para ello, es necesario que organicen sus actividades extraescolares y las alternen con momentos dedicados al estudio.  Es conveniente que dispongan de un lugar tranquilo y sin distracciones que favorezca su concentración.

Es importante primero sentar las bases de la responsabilidad, la disciplina y  la autonomía que necesitarán los alumnos para superar los objetivos propuestos  y alcanzar las competencias básicas programadas, y posteriormente y a lo largo del curso, ser conscientes de que hay que ser constantes, que la perseverancia y el hábito son fundamentales para esta carrera de fondo que es cada curso escolar.

 

Mar Gómez, Directora de Educación Secundaria

 

 

Compartir