Proyecto trimestral en Educación Infantil: El Huerto

Estudios recientes demuestran que los colegios que tienen un huerto donde los  niños aprenden a cuidar las plantas, a regar, a plantar, a sembrar…, son colegios con niños que desarrollan su inteligencia, sus habilidades sociales, el trabajo en equipo, el respeto y la responsabilidad.

Fomentar en los niños el cuidado y el respeto por las plantas es ayudarlos a crecer, es formar a personas que cuidarán el medio ambiente y respetarán la naturaleza. Los alumnos trabajan y juegan en un espacio natural interactuando con su entorno más próximo.

El cuidado de las plantas produce una gran satisfacción en los niños, plantar una semilla y ver crecer una planta, descubrir que hay plantas que sirven de alimento, otras que son medicinales y aromáticas…trabajar con las manos, responsabilizarse, respetar y conocer la naturaleza son beneficios que estamos “sembrando” en nuestros niños.

Además, una de las grandes ventajas del huerto escolar y del cultivo de productos de temporada sin uso de productos químicos es fomentar y promover hábitos de alimentación sana y saludable en nuestros alumnos. El huerto escolar es beneficioso para la salud y la educación de los niños ya que representa una fuente de alimentos que mejora su salud, aumentando la variedad de la dieta y aportando vitaminas y minerales a través del consumo de vegetales y hortalizas. El huerto es un buen estímulo para concienciar tanto a los niños como a sus familias sobre qué es una dieta sana.

Las actividades que llevamos a cabo en el huerto son de observación (ya que es la forma más común que el niño tiene de acercarse a su entorno y se trabaja a partir de todos los sentidos, poniendo en contacto a los niños con lo que les rodea), de investigación (desde aspectos más generales hasta el análisis del huerto centrado en pequeños aspectos y comprensión del mismo) y de comunicación y expresión (trabajando la expresión oral en español e inglés pero también la expresión musical, artística y corporal).

Todos los días de la semana los cursos de Educación Infantil se turnan para regar las verduras y hortalizas y los alumnos más mayores se encargan de mantener el huerto libre de malas hierbas. También miden algunas plantas, como las tomateras, para comprobar cuántos centímetros han crecido cada semana. Además, han elaborado herbarios y clasificado hojas según cuatro formas (lanceolada, acorazonada, redondeada, afilada) y han aprendido alguna propiedad medicinal de la lavanda y de la menta. Por último, nuestros pequeños han realizado talleres de cocina creativa con fruta donde han podido recrear diferentes insectos, algunos de ellos beneficiosos para nuestro huerto (mariquitas, abejas, orugas y mariposas).

 

Lydia Cuadrado, Coordinadora de Educación Infantil

Compartir