Los talentos del emprendimiento

Queridos Padres,

Hoy quiero compartir con vosotros dos conceptos muy de moda en este momento: talento y emprendimiento.

Desde pequeños los niños tienen que aprender a potenciar sus talentos, que son las capacidades para desarrollar una actividad determinada de una forma exitosa. Todos partimos de unos talentos recibidos y otros desarrollados, que pueden ser heredados o adquiridos mediante un aprendizaje que debe ser continuo y esforzado, para así interiorizar la condición que nos permita desarrollar la aptitud.

Detrás de todo talento hay siempre unos valores que lo fundamentan, unas actitudes que lo revelan, unas competencias que lo materializan y el conocimiento que lo respalda. Ayudemos a nuestros niños a ser más inteligentes, identificando y cultivando sus habilidades y dones naturales en búsqueda de la excelencia.

Creo que es interesante compartir con vosotros los resultados de un estudio, “Transforma Talento”, en el que participé en mi calidad de Directora del Colegio.

En él se proponían reformas e iniciativas desde la sociedad civil en búsqueda del desarrollo, gestión y aprovechamiento de los talentos en España. Se estudiaron estrategias políticas y empresariales y se llegó a la conclusión de la importancia de la educación desde edades muy tempranas, ya que pensamos que son las personas y sus talentos lo más valioso que tenemos como país.

Todos somos distintos y nuestras habilidades también lo son, y esta diversidad nos lleva a complementarnos y enriquecernos unos a otros. La combinación de perfiles multidisciplinares y la diversidad hacen aumentar la capacidad creativa de un grupo. En este sentido solo aportan valor los talentos cuando se realizan, es decir, cuando son aprovechados al servicio de la persona que los tiene y de la sociedad en la que ésta vive. Un talento no realizado es un sueño frustrado y una oportunidad perdida para la sociedad.La dimensión individual del talento está ligada directamente con la felicidad, con sentirse bien con uno mismo por lo que hace y logra. Y así, poco a poco, te hace dueño de tu destino.

Pero no olvidemos la responsabilidad social de toda persona, con conciencia de sus derechos y sus deberes y con obligación de ayudar a crear una sociedad más justa y equitativa. En la educación actual los contenidos educativos y formativos están orientados principalmente a las habilidades cognitivas, que siguen siendo imprescindibles, pero ya no bastan por sí solas. Debemos ayudar a que el niño refuerce sus habilidades tanto cognitivas como transversales y sobre todo para que desarrolle actitudes.

En el estudio propusimos unas competencias transversales para que desde niños aprendan a abordar problemas desarrollando el pensamiento crítico; a colaborar y trabajar en equipo; a mejorar su capacidad de comunicación; a innovar y a aumentar su capacidad de observación y su creatividad.

Por eso en el Colegio queremos que nuestros alumnos desarrollen la capacidad para hacer un esfuerzo adicional para alcanzar una meta. El emprendimiento será la actitud y la aptitud que le permitirá abordar nuevos retos, avanzar e ir más allá de donde ya han llegado

En el Colegio trabajamos con Junior Achievement, una Fundación que desarrolla una serie de programas educativos que se imparten por voluntarios (emprendedores y profesionales) dispuestos a contribuir a la formación en valores, actitudes y espíritu emprendedor de los jóvenes. Además, motivan a los estudiantes dando una visión del mundo laboral real, desarrollando en ellos la confianza, creatividad e inteligencia emprendedora y acortando las distancias entre la escuela y el ámbito profesional.

Los programas se llaman “Ética en acción”, “Tus finanzas, tu futuro” y “Nuestra ciudad” en ellos se fomenta la toma de decisiones éticas en la vida personal y laboral, la organización de las finanzas de un hogar, las elementos que componen la ciudad como un todo orgánico, cómo se complementan e influyen, … Son programas que se llevan a cabo en el propio Colegio, durante 5 a 8 sesiones, con emprendedores profesionales. Con ellos pretendemos desarrollar en los alumnos valores como la responsabilidad, el pensamiento crítico, el espíritu emprendedor, la creatividad, la participación, la toma de decisiones y la colaboración.

Nuestros alumnos son distintos en su manera de aprender, de entender la vida, de comunicarse y relacionarse, de abordar una tarea y de percibir la tecnología.

Todos debemos implicarnos para sumar sinergias en el proceso formativo de vuestros hijos para conseguir que refuercen sus talentos y se impliquen de una forma responsable en transformar como ciudadanos la sociedad que les rodea.

Isabel Carvajal, Directora General

 

Compartir