Las Medidas de Atención a la Diversidad

Las “Medidas de Atención a la Diversidad” previstas en la LOMCE están orientadas a integrar todas y cada una de las necesidades educativas de los alumnos, con el fin de conseguir desarrollar al máximo de sus capacidades.

En algunas ocasiones estas necesidades se relacionan con distintas Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA), como la dislexia. Otras, por presentar Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA o TDAH), por sus altas capacidades intelectuales, por su incorporación desde otro sistema educativo diferente al nuestro o por condiciones personales.

Por lo general, aquellos casos de alumnos que requieren una atención educativa especial ya han sido detectados durante la Educación Primaria. Por eso, al incorporarse a la Educación Secundaria, nuestra labor está dirigida a establecer una serie de medidas que se adapten a sus particularidades y faciliten la consecución de los objetivos y la adquisición de las competencias en la Etapa.

Estas acciones han de tener en cuenta las capacidades de cada alumno y respetar su ritmo personal. Para ello, se elabora un plan de actuación que es supervisado por los tutores junto con un profesor especialista y responsable de la orientación educativa. Estas intervenciones se desarrollan en estrecha colaboración con las familias.

Según las situaciones adaptamos distintos aspectos de nuestra metodología didáctica. Así, para los alumnos con altas capacidades, estimulamos su aprendizaje ampliando los contenidos, flexibilizando los itinerarios y contemplando la promoción de cursos.

En el caso de DEA, como la dislexia, realizamos adaptaciones no significativas, como no considerar los objetivos mínimos de ortografía establecidos en las programaciones didácticas, para la evaluación positiva de los alumnos.

Siempre que es necesario, introducimos además modificaciones respecto a los instrumentos de evaluación. Por ejemplo, para los alumnos TDA y TDAH, utilizamos la evaluación oral, la adaptación del modelo de examen en cuanto a distribución de los ejercicios (en hojas separadas) o destacando las palabras clave en negrita para la adecuada comprensión de las preguntas. También ajustamos los tiempos para la realización de los exámenes incrementando en un 30% el tiempo establecido ordinariamente.

En paralelo a todas estas medidas para mejorar el rendimiento académico en la evaluación, desarrollamos otras estrategias, igualmente importantes, que van dirigidas a mejorar otros aspectos de su vida escolar como la autoestima positiva, la atención en clase, la organización de sus tareas y la planificación de su trabajo.

 

Mar Gómez, Directora de Educación Secundaria

Compartir