La necesaria formación constante del profesorado

Tenemos cada curso el reto de seguir enseñando, por ello enriquecemos nuestras estrategias con formación.

La rapidez con la que evoluciona el mundo hoy en día, hace necesaria que la formación del profesorado se adecue a estas circunstancias de continuo cambio, pero sólo por estar “al día“ y adaptarnos a esos constantes cambios, sino para conocer de forma más real las situaciones actuales de nuestros alumnos y familias.

Asumir e integrar en la educación el avance tecnológico es sumamente importante, y aunque puede no modificar propiamente los contenidos, sí nos facilita un acercamiento al alumno bajo unos parámetros diferentes.

Se hace imprescindible un equilibrio entre los contenidos y el componente didáctico, en la mayoría de los casos la necesidad de reciclaje del profesorado no deriva en la adquisición de nuevos contenidos, es decir, no es un problema de conocimientos sino de la trasmisión de los mismos.

Los docentes debemos estar al día de cómo se mueve el alumnado, de cuáles son sus gustos, aficiones y formas de expresarse, y a partir de este conocimiento detectar las necesidades y actuar.

Hay multitud de aspectos en los que detenerse y explorar, algunos países optan por formar o reciclar a sus docentes en terceros países, promoviendo un tipo de intercambio que produce una riqueza cultural de gran valor, el programa “Teach for America” o el inglés “Teach first” son algunos ejemplos.

Pero hay un aspecto menos comercial que me gustaría tener en cuenta; uno de los retos más atractivos que tenemos ante nosotros es la formación en la competencia emocional. La competencia emocional en el ámbito educativo y laboral es una asignatura pendiente que claramente nos diferencia de muchos otros países con una cultura laboral superior a nosotros, pero en el aspecto educativo es quizás más importante porque si se carece de habilidades sociales es muy difícil dinamizar un grupo o resolver conflictos, y por desgracia esto apenas se tiene en cuenta en las titulaciones de grado de cualquier especialidad.

 

Mónica De Escalante, Directora de Educación Infantil y Primaria

Compartir