La Navidad en Santa María del Camino

La Navidad es un tiempo del año precioso para vivir la historia y los valores del Evangelio.

“La dimensión religiosa del ser humano se considera fundamental en la educación total de la persona.” Estas son palabras del ideario de este Colegio hace cuarenta años, y todavía hoy Santa María del Camino quiere que sus alumnos aprendan a profundizar, a tener experiencias personales y comunitarias y a dar sentido a la fe. Que sean poco a poco capaces de adquirir compromisos.

Y no se me ocurre un mejor momento que la Navidad.

Educamos siempre en colaboración con la familia, que es modelo esencial e insustituible en la educación de la fe. La fe es vivencial y se vive en comunidad.

Queremos que los alumnos aprendan a preparar la venida del Niño y la celebren, por eso, el Colegio se llena de símbolos: árboles y belenes en los vestíbulos, dibujos y felicitaciones en las aulas; la corona de adviento en la capilla.

Lo celebramos todos los días, a través de diferentes momentos, de distintas formas y desde sus edades, porque la Navidad es de todos. Todo se llena de sentido y de símbolos.

Una imagen muy bonita es la preparación de la cuna por los pequeños a la que cada uno de ellos añade una pajita para dar calor al Niño.

Además, los niños de Educación Infantil representan un belén para la familia, padres y abuelos, cantan villancicos y recitan poesías navideñas.

Los alumnos de Primaria, todos juntos, a través de poesías y villancicos populares completan la narración del Nacimiento de Jesús. Y ellos saben bien que no están contando un cuento, sino narrando la historia. Y el Colegio se llena de ovejas, pastores, vírgenes, reyes y lavanderas, que es la manera más preciosa de adornarlo, sin duda. Con cuidado y atención los profesores eligen cada año alguna poesía nueva y ayudan a los niños a realizar un maravilloso mural que adorna los belenes y nuestro Colegio.

Los mayores del Colegio, los alumnos de Secundaria, a través de cuentos y puestas en escena representan escenas de la Navidad o narraciones ambientadas en ella; transmiten desde su experiencia la idea de la Navidad. Los compañeros más pequeños, para quienes las preparan, asisten con admiración y los escuchan asombrados; para ellos es una buenísima experiencia, pues viven la Navidad desde dentro y aprenden además a tratar al menor, a dar ejemplo y comportarse.

Los alumnos de Cuarto de Secundaria celebran el Auto de Navidad con palabras de las Escrituras y la poesía de nuestros clásicos. Todos los años los chicos nos emocionan. Es una puesta en escena sencilla; no es teatro sino un sentir y comprender el mensaje; lo cual se percibe en su forma de recitar tranquila, en su postura respetuosa, en el mimo con el que acompañan y tratan a la Virgen del altar o con su capacidad de interiorización.

Sus compañeros los escuchan en silencio y, me atrevería decir, con recogimiento. Sus padres los miran con cariño, viendo cómo sus hijos maduran y son conscientes del momento que ellos están viviendo. El ambiente que se crea es mágico a pesar de sus vestimentas caseras, de una iluminación pobretona y en un espacio como el  gimnasio.

Completamos la semana con nuestra Misa de Navidad, en la que se bendice una figura del belén, que es una manera de contribuir a dar sentido religioso y profundidad a la práctica tradicional del belén familiar.

Y tras la misa, todo el Colegio se reúne para el recital de Villancicos, cada una de las clases prepara un villancico, lo cual crea mucha expectación pues suelen ser sorpresa para el resto de compañeros; la expectación culmina con el último de todos, que es el de los profesores.

Y así se vive la Navidad en Santa María del Camino: se crea familia, compañerismo y un ambiente de confianza que es el que queremos tener en nuestro querido Colegio.

A todos os deseo una muy Feliz Navidad en familia.

 

Isabel Carvajal, Directora General

Compartir