La asamblea en el aula de Educación Infantil

La asamblea es el motor del aula, y sin su existencia la educación infantil concebida tal como se hace hoy en día posiblemente diferiría mucho. Constituye uno de los núcleos principales de una metodología activa en donde se establecen cauces de comunicación entre los niños y niñas y el tutor, vías de resolución de conflictos, descubrimiento de nuevos conceptos y un número cada vez mayor de experiencias distintas que van enriqueciendo a nuestros alumnos.

La rutina de la Asamblea constituye una de las rutinas más importantes de todas las tareas que realizamos a lo largo de la jornada escolar. Es la primera actividad de la mañana, y de ella y de su estructuración va a depender en gran medida, el éxito a lo largo de la jornada escolar.

La Asamblea desempeña un papel fundamental en la Educación Infantil porque nos ayuda a conseguir objetivos y contenidos, a desarrollar y adquirir las Competencias Básicas, principalmente la lingüística (desarrollando la expresión o el respeto al turno de palabra), nos ayuda a trabajar normas y a averiguar los conocimientos previos de los alumnos y alumnas para ver de qué nivel tenemos que partir.

Para realizar la asamblea nos sentamos en semicírculo frente a un corcho, de forma que todos tengamos a la vista tanto los materiales del corcho como al resto de los compañeros. Una vez allí realizaremos las siguientes actividades:

•         Ponernos el baby y sentarnos en la alfombra.

•         Rezar

•         Cantar las canciones: “Buenos días” “Días de la semana” “Los números” “Los colores” “Las formas geométricas” y las canciones referidas a la unidad didáctica que estemos trabajando.

•         Repasar poesías y adivinanzas referidas a la unidad que estemos trabajando y recordar las anteriores.

•          Pasar lista y poner en la casa a aquellos niños que no hayan venido a clase, contando cuántos hay y cuántos no han venido.

•         Hacer la suma de los niños que han faltado, mediante dibujos.

•         Ubicar el día de la semana / mes / año / estación.

•         Registrar el tiempo atmosférico asomándose a la ventana.

•         Trabajar la lámina de la unidad que estemos viendo, potenciando la observación dirigida.

•         Pasar los bits de inteligencia.

•         Narraciones de sus vivencias: qué han hecho en el fin de semana, con quién han estado y dónde…

•         Trabajar el cuento que tengamos preparado para motivar la Unidad.

•         Respetar los turnos para hablar, levantar la mano, escuchar y no interrumpir al compañero o al maestro.

•         Explicar y motivar la ficha que realizaremos seguidamente para que los alumnos la realicen adecuadamente.

Como hemos afirmado anteriormente, la asamblea es una parte importantísima de la jornada escolar, la cual ningún niño debería perderse.

 

Violeta Álvarez, Coordinadora de Educación Infantil

Compartir