El proceso del aprendizaje de la lectoescritura

El lenguaje, a través de la lengua, es el vehículo por el que se transmite el pensamiento y por el que nos comunicamos con los demás.

La lectura y la escritura son dos habilidades que se aprenden y es primordial impulsar el aprendizaje de la lectoescritura desde una edad temprana.

En la programación y su implementación en las aulas del Colegio, nos centramos en trabajar diariamente estas dos habilidades.

En un principio, ambas no van “de la mano”, aunque entre los 4 y 5 años se suelen solapar.

Existen diferentes métodos para el aprendizaje de la lectura, aunque nosotros usamos una combinación de los tres primeros:

· Método Alfabético: por medio del sonido del abecedario las palabras se forman combinando las vocales y consonantes.

· Método Fonético: la unidad mínima de aprendizaje es el fonema (sonido de m, mmm). Se aprenden las vocales y consonantes con la imagen del objeto y palabra, separando por la letra que se enseña. Después se combinan las consonantes con las vocales dando lugar a secuencias del tipo: pa, pe, pi, po, pu. Combinando estas secuencias se construyen las palabras.

· Método Silábico: parte de la sílaba construida con la vocal combinada con consonantes. La unidad mínima de aprendizaje es la sílaba. Primero se aprenden vocales y después la combinación consonantes con vocales (pa, pe, pi, po, pu), también la forma inversa (as, es, is, os), pasando posteriormente a palabras que combinan las sílabas presentadas y después a frases.

· Método Global: parte de la palabra con todo el potencial de su significado y también de la frase con un significado concreto. Después se realiza un estudio deductivo para descubrir las sílabas, los sonidos de las letras y sus combinaciones.

· Método Palabra Generadora: se inicia con una palabra que genera todo el proceso de aprendizaje, también se asocia una imagen a una palabra y después se divide en sílabas, letras, sonido.

Para el aprendizaje de la lectura, con nuestros alumnos de 3 años, comenzamos con las vocales en mayúscula, primero con la discriminación visual y auditiva de las mismas y como último paso la realización de las grafías, la cual primero realizarán con una guía para repasarla y, algunos de ellos, a final de curso, podrán realizarla sin ayuda.

En este curso trabajamos los trazos horizontales, verticales, oblicuos, semicírculos y círculos, que posteriormente nos valdrán para la grafía de las letras, números y formas.

En el siguiente curso, el proceso de lectura y escritura, como hemos citado anteriormente, comenzará a seguir una línea pareja. Ya se empiezan a trabajar las letras en minúscula, en este caso, las vocales y las consonantes programadas, para terminar en el curso de 5 años, con el resto de las consonantes. Las letras trabadas se dejarán para el ciclo de primaria.

Aunque la organización de las aulas esté realizada de acuerdo a la programación anual, cada alumno tiene un proceso natural de aprendizaje, por lo que los docentes “seguiremos su ritmo”, tanto con los alumnos que necesiten refuerzo para asimilar las letras como para avanzar en la lectura.

La metodología empleada para el proceso de la lectoescritura es muy variada. Cuando hablamos de edades tempranas, lo que más utilizamos son canciones para relacionar la letra con objetos que la contienen, tarjetas o juegos para asociar la letra con imágenes que comiencen con la misma. Para las grafías, primero las realizan en grande con su cuerpo (motricidad gruesa), ya sea caminando por encima o haciendo caminos con coches, para terminar trabajando la motricidad fina en papel con rotuladores, con pincel, pintura de dedos. En los siguientes cursos, continuaremos con esta metodología e iremos añadiendo dificultad a las actividades realizadas, formando palabras o frases con el cuerpo, realizando nuestros propios cuentos, con pequeñas lecturas…

 

Violeta Álvarez, Coordinadora de Educación Infantil

Compartir