El aprendizaje a través del juego

El juego tiene un gran valor como herramienta de aprendizaje ya que lo natural para un niño es aprender jugando.

Los niños emplean el juego de forma natural e innata para construir múltiples aprendizajes y lo hacen de manera inconsciente, divirtiéndose y disfrutando en la construcción de sus aprendizajes.

El juego constituye la actividad fundamental del niño y, gracias a esa actividad, los niños consiguen convertir la fantasía en realidad. Es un modo de expresión importantísimo en la infancia, un lenguaje por medio del cual el niño exterioriza su personalidad. Por esta razón, el juego es una actividad esencial para que el niño se desarrolle física, psíquica y socialmente. El niño necesita jugar no sólo para tener placer y entretenerse sino también, y este aspecto es muy importante, para aprender y comprender el mundo.

Mediante el juego, el niño también desarrolla sus capacidades motoras mientras corre, salta, trepa, sube o baja y, además, con la incorporación a un grupo se facilita el desarrollo social, la relación y cooperación con los demás así como el respeto mutuo. Más aún: al relacionarse con otros niños mediante el juego, se desarrolla y se perfecciona el lenguaje.

Los juegos con los que el niño asume un rol determinado y donde imita y se identifica con los distintos papeles de los adultos influyen de una manera determinante en el aprendizaje de actitudes, comportamientos y hábitos sociales. Tanto la capacidad de simbolizar como la de representar papeles le ayuda a tener seguridad en sí mismo, a autoafirmarse, acrecentando, además, la comunicación y el mantenimiento de relaciones emocionales.

En cuanto a los principales principios didácticos del juego, destacan los siguientes:

-Los niños observan y descubren el “mundo” que les rodea, su entorno, al tiempo que desarrollan su imaginación y creatividad.

-Se posibilita la oportunidad de expresarse o comunicarse a través del juego.

-El juego desarrolla la tolerancia y el respeto hacia los demás, la cooperación y el trabajo en equipo.

En definitiva, teniendo en cuenta todas las razones explicadas anteriormente, podemos decir que el juego es el recurso educativo por excelencia para la infancia y una de las herramientas de aprendizaje más poderosas en la Etapa de Educación Infantil  siendo la forma más natural que tienen nuestros pequeños para aprender. El niño se siente profundamente atraído y motivado con el juego, cuestión que debemos aprovechar como educadores para plantear nuestra enseñanza en el aula.

 

Lydia Cuadrado, Coordinadora de Educación Infantil

Compartir