Educación Física: no solo trabajamos el cuerpo

La Educación Física es una disciplina heterogénea en la que se trabajan el cuerpo y la mente.

A lo largo de la historia se ha contemplado la concepción de la educación física y el deporte para el desarrollo saludable del cuerpo humano a nivel físico. Hemos pasado de la  actividad física cuyo objetivo fundamental era preparar al individuo para la batalla o la participación en los primeros juegos olímpicos de la Grecia antigua a realizarlo actualmente solo por el disfrute de practicar deporte en nuestro tiempo libre. En todas estas actividades está presente el beneficio que trae a nuestro organismo el desarrollo de estos ejercicios más allá del fin que se quiera lograr.

Si vemos el ámbito de influencia del ejercicio y del deporte en los efectos que provocan en nuestro organismo a nivel físico, caemos en el error de reducirlo a lo más básico. Si analizamos en profundidad y desde un punto de vista biomecánico cualquiera de los gestos, lanzamientos, posiciones o golpeos que realizamos, nos daremos cuenta del conocimiento sobre ángulos, palancas, control de fuerza ejercida y postural que debemos tener. Con toda esta reflexión quiero hacer patente lo beneficioso a nivel mental que es el tener hábitos deportivos y físicos en la práctica.

Desde la Educación Física podemos abarcar diferentes disciplinas que están presentes en el transcurso de la jornada escolar de vuestros hijos, facilitando los aprendizajes de ciertos conceptos desde un punto de vista práctico. Cuando lanzamos un balón jugando al balonmano, giramos en la colchoneta para hacer una voltereta o golpeamos con el pie un balón de fútbol, el jugador debe tener claro cuales son los ángulos adecuados para golpear de una forma u otra, la posición del cuerpo determinará la manera en que el balón sale de la mano cuando se lanza o como vamos a girar en el volteo y así innumerables situaciones. Si con esto logramos la mejora en la adquisición de conceptos matemáticos o lingüísticos alcanzamos una doble dimensión casi sin pretenderlo.

Con las diferentes formas de organizar las clases buscamos también el desarrollo de la toma de decisiones en vuestros hijos. No tiene nada que ver el hecho de ejecutar las órdenes del profesor-entrenador de manera directa a resolver con las propias herramientas cognitivas y motrices una tarea. Ambas técnicas deben combinarse en las sesiones en la búsqueda del desarrollo global del alumno/a ya que en las dos se llega al mismo objetivo pero de manera distinta.

En las sesiones de psicomotricidad en la etapa de educación infantil el gimnasio es una prolongación del aula donde se refuerza el trabajo de nociones espaciales como dentro-fuera; arriba-abajo; derecha-izquierda, les planteamos actividades donde realizan series de dos o más elementos con su cuerpo, los compañeros o con los materiales de los que disponemos, agrupamos a los niños y niñas en función del número que dice el profesor, etc… todo ello para ayudar a la adquisición de conceptos de las diferentes materias acompañado de un desarrollo en sus habilidades motrices.

Si pensamos en ello nos daremos cuenta que el enfoque globalizado al que tanto se recurre hoy en día para muchas de las situaciones de nuestra vida cotidiana se da claramente cuando hacemos una actividad física, ya sea para favorecer el desarrollo cognitivo-motriz de vuestros hijos o simplemente por el disfrutar durante el tiempo que estamos haciendo deporte.

 

Pedro Santiago, Profesor de Educación Física

Compartir