Desarrollo del lenguaje y oralidad en el aula

La lengua oral tiene funciones muy diversas: regula la vida social escolar y vehicula los aprendizajes y experiencias.

El desarrollo del lenguaje oral en la Etapa de Educación Infantil tiene máxima importancia, puesto que es el instrumento que permitirá al niño realizar un aprendizaje escolar satisfactorio, sobre el que se fundamentarán todos los conocimientos posteriores.

El lenguaje verbal oral sirve para aprender sobre el mundo que nos rodea; formalizamos nuestras experiencias a través del habla a la vez que esta se convierte en un instrumento para pensar sobre las cosas. Los intentos de poner palabras a una idea o pensamiento incipientes nos ayudan a su comprensión. Con el lenguaje, reflexionamos sobre el mundo.

El aula es un espacio donde se desarrollan actividades comunicativas constantemente. La lengua oral impregna la vida escolar y tiene funciones muy diversas: regular la vida social escolar, aprender a pensar, a reflexionar, a leer y a escribir.

Por ello, la labor del maestro consiste en proponer actividades, sugerir, guiar, apoyar, estimular con preguntas a la reflexión, crear situaciones interesantes para los niños, escuchar las aportaciones y las propuestas. Uno de los momentos de la jornada escolar más importantes para la didáctica de la lengua oral es la asamblea.

Durante la asamblea, los alumnos se sientan en círculo de manera que todos hablan y escuchan, siempre intentando que haya un orden y respeto en el turno de palabra. Es un momento idóneo para conocer las vivencias, experiencias y pensamientos de  los alumnos.

La asamblea tiene lugar en la primera hora de la mañana y no es una simple “reunión” de alumnos donde ellos hablan y el adulto sólo se limita a escuchar. Es un sistema de motivación donde se realizan actividades que pretenden estimular y enriquecer la motivación de los niños por el aprendizaje, favoreciendo el diálogo espontáneo, conversaciones en las que los niños expresen sus propias ideas, sentimientos o deseos, así como afianzar y fortalecer su autoestima y autonomía. A través de la asamblea pretendemos lograr dos de los principales objetivos de la Etapa de Educación Infantil: construir una imagen positiva y adquirir autonomía progresivamente.

En la asamblea trabajamos el lenguaje oral verbal a través de distintas actividades, como por ejemplo, el calendario, el tiempo atmosférico, el control de asistencia, las normas de la clase, la oración de la mañana, canciones y rimas tradicionales, lectura de láminas de la unidad didáctica al hacerles preguntas sobre aspectos de la misma…

Asimismo, estamos trabajando capacidades como el respeto por el turno de palabra, el aumento del vocabulario, la adquisición de conceptos espaciales y temporales, el respeto por escuchar a los compañeros y profesores, el hablar en público.

Desde la Etapa de Educación Infantil fomentamos las habilidades de comunicación y expresión verbal de nuestros alumnos mediante distintas actividades que hacen que los niños tomen conciencia de su importancia. La función del maestro consiste, pues, en convertir el aula en un espacio creativo, de trabajo interesante, motivador, proponer actividades, estimular la reflexión, escuchar las ideas y aportaciones de los niños, e intervenir de forma ajustada para favorecer su desarrollo personal y, en este contexto, la asamblea adquiere un valor fundamental como espacio para promover la didáctica de la lengua oral en Educación Infantil.

 

Lydia Cuadrado, Coordinadora de Educación Infantil

Compartir