Campañas solidarias: Dar llena el corazón

Las campañas solidarias del Colegio no sólo pretenden ayudar a los niños que sufren y pasan dificultades, sino también pretenden concienciar y sensibilizar a nuestros alumnos de la realidades y problemáticas que existen a nuestro alrededor.

El Colegio se centra principalmente en dos campañas a lo largo del curso: en Navidad (ayuda al cercano) y en Cuaresma (ayuda al lejano). Los alumnos que son delegados de cada curso en ESO, 6º y 5º de EP son los encargados de organizarlas y motivar a todos.

Los niños viven la Navidad con generosidad y alegría compartiendo con los que están próximos, los  cercanos, juguetes, alimentos, ropa y dinero que se donan a entidades con las que el Colegio colabora: Nazaret (Cáritas), Valdeperales y San Rafael. Con un pequeño donativo de 1 euro, nuestros alumnos compran la vela solidaria de Manos Unidas: una pequeña luz de misericordia que hace el mundo menos frío y más justo. Su fin es encenderla en la cena de Nochebuena y recordar a tantas personas que sufren la pobreza.

En Cuaresma hemos ido conociendo las necesidades  de los niños que viven en países lejanos, apoyando proyectos para mejorar sus posibilidades educativas o materiales. Los alumnos de  Educación Infantil y Primaria ponen su corazón en la “Hucha del Compartir”, que tiene un mensaje que se descubre al colorearla y una finalidad: ayudar a otros niños con la entrega de sus pequeñas privaciones y esfuerzos.

Hemos colaborado con Manos Unidas a la financiación de proyectos educativos en países en vías de desarrollo, con distintas ONG, Fundaciones y Congregaciones religiosas.

Vamos a revivir algunas de las campañas con las que hemos cooperado:

  • Contribuimos a mejorar la educación de los jóvenes camboyanos recaudando fondos para la ONG SAUCE. Un grupo de niños de Battambang, víctimas de las minas anti personas,  visitaron el Colegio y nos regalaron sus bailes, canciones, sonrisas, pero sobre todo, toneladas de alegría y ganas de vivir.
  • María de Muns, antigua alumna del Colegio, nos transmitió con su testimonio la dura realidad del barrio de Pilkhana, conocido como  “la ciudad de la alegría”, la necesidad de apoyar el programa de salud integral infantil  y que el sueño de la Fundación Colores de Calcuta, de la que es directora en España,  sería construir una escuela para los niños del barrio.
  • El Padre Pierre Claver nos pidió ayuda para que los alumnos del Grupo Escolar de Byimana (Rwanda) tuvieran un adecuado material escolar, uniformes y zapatos para protegerse de la mordedura de las serpientes. Nos lo agradecieron con un bonito trabajo manual.

Construir un mundo más justo y solidario es posible si tenemos un corazón que sabe darse y dar.

Pilar López de Lamela, Catequista y Profesora de Religión

Compartir