Un verano para el “otium”

Ya en la antigua Grecia  sabían bien que el hombre no vive para el trabajo sino para el otium. Esta palabra nos ha llegado a nosotros reducida al significado de “simple tiempo de no hacer nada”.

El otium de los griegos era un tiempo de alimentar el corazón, que es la mejor forma de descansar. Además, si queremos  hacer las cosas de manera excelente, hace falta que alimentemos el corazón y solo así generaremos la creatividad en nosotros.

En este último artículo del curso y antes de sugeriros dedicaros al otium, queríamos agradeceros vuestra colaboración en todas la actividades que este año ha desarrollado el APA en el Colegio. No nos cansamos de deciros  que sin vosotros no sería posible.

Gracias por vuestra ilusión en el Christmas  Fair y en la Feria del libro, por el interés con el que habéis acogido los cursos de formación para padres, etc. Y, sobre todo, gracias por inculcar a vuestros hijos ese mismo sentimiento de participación porque, sin esa ilusión, de verdad, no seria posible.

Terminamos el curso con el buen sabor de boca de ver cómo nuestros hijos han participado en el campeonato Padres & Hijos de este año. Desde los mayores, donde la rivalidad va siendo ya visible en los juegos, hasta los más pequeños que ponen todo su esfuerzo para superarse en las actividades que hacen.

Termina el curso, empieza el verano y como comenzábamos diciendo, este es un momento propicio para el otium. No podemos dejar pasar ese tiempo sin alimentar el corazón, sin dejar que nuestra humanidad crezca a través de unos buenos e interesantes libros, películas, algún viaje que nos empape de otra cultura o una subida a la montaña o Camino de Santiago que nos expanda el corazón.

Por eso, desde el APA nos despedimos recomendándonos a todos que intentemos estos meses enriquecer nuestro corazón, para después poder trabajar de forma excelente y descubrir una nueva y verdadera mirada sobre las cosas, que no son más que regalos que recibimos de Dios y que nos enriquecen cada día.

Desde el APA os deseamos un buen verano de OTIUM.

¡Hasta el próximo curso!

 

Vanesa  Prieto, Presidenta del APA

Compartir