Clausura del curso escolar 2016-2017

Queridos Padres:

El día 2 de junio estrenamos con los alumnos de Educación Infantil un nuevo marco para nuestra Clausura dentro del espacio escolar.

El tema era el agua y su importancia en la vida de la naturaleza y en nuestra salud. Nuestros niños se convirtieron en gotas, en hielo, en peces y nos enseñaron cómo aprenden matemáticas, poesía, canto y gimnasia. Y nosotros vimos la progresión en su aprendizaje. ¡Y tanto hablar del agua que el cielo nos acompañó con un chaparrón! Pero pronto desaparecieron las nubes y pudimos continuar.

En mis palabras yo recordaba cuántas veces oímos decir a nuestros alumnos más pequeños: “Yo solo” o “yo puedo”. ¡Qué maravilla de confianza tiene el niño en sí mismo, qué tenacidad y capacidad de intentar una y otra vez algo que se ha propuesto y cómo necesita experimentar y explorar!

Porque así es como aprenden vuestros hijos. Los niños aprenden por repetición, les gusta que les contemos el mismo cuento innúmerables veces, tantas como las que son capaces de ver el mismo dibujo animado o película, porque así sus mentes memorizan, comprenden y asimilan.

Aprenden por imitación del igual, sus compañeros, y de sus modelos más cercanos, vosotros: padres, abuelos y hermanos mayores.

El niño aprende además a través de algo muy importante: el juego. Porque el juego es un continuo mensaje simbólico en un mundo ficticio y puede ser creador y motivador. El juego es un medio de expresión afectivo-evolutivo y tiene un claro valor social.

Para el niño es una forma de explorar la realidad, de aprender reglas y estrategias, de pensar alternativas para afrontar nuevas situaciones.

Asimismo es una forma flexible, sencilla, motivadora y divertida de aprender, que  mejorará su atención y memoria y despertará su interés y curiosidad.

Es la escuela el eje vertebrador del aprendizaje y es la familia el pilar básico, y yo diría crítico, en las edades más tempranas y, todos juntos, debemos ser capaces de preparar al niño para el mundo real que le espera.

Crea también que es importante, a todas las edades, escucharles, acompañarles para que busquen dentro de ellos sus capacidades; para fomentar el potencial de cada uno, con su forma de ser, de pensar y de sentir.

Ayudarles a crear en su interior un núcleo fuerte, un espacio para la introspección que les ayude a enfocar su atención y calmar sus cuerpos.

Todos juntos tenemos la oportunidad de enseñarles algo más que saberes académicos, como son las habilidades vitales para manejar mejor sus emociones y así serán capaces de mantener relaciones adecuadas con los demás y adoptarán  decisiones inteligentes.

Los mayores, en la pre-adolescencia y la adolescencia, pierden, muchas veces, esa confianza en sí mismos. Por eso es tan importante trabajar su autoconfianza y su autoestima. Ellos deben conocerse, partir de su realidad, de sus capacidades, sacar todo lo bueno que les ha sido dado y aceptar el fracaso, un fracaso que tantas veces experimentamos y que hay que aprender a superar.

Por otro lado, es el momento de empezar a vislumbrar su vocación, de ayudarles a descubrir qué camino quieren recorrer.  Porque los que tenemos la suerte de trabajar en algo relacionado con nuestra vocación, vivimos felices; sabemos que la vida deja de ser rutinaria y pesada y las horas se hacen más cortas, aunque no por ello van a quedar libres del esfuerzo y de la superación diaria.

Los adolescentes aprenden mucho vivencialmente y experimentando, a ello hay que sumar la memoria que puede ser más visual o acústica, pero siempre necesaria. Así pues, a la experiencia hay que sumarle el esfuerzo personal.

En esta segunda Clausura del jueves 22, hemos querido premiar a los alumnos por el esfuerzo en el ámbito académico y apoyar los valores de la persona. Entendemos el esfuerzo como un trabajo constante, como la superación personal y el aprovechamiento de sus capacidades. Para premiar los valores humanos, tan presentes en nuestra labor docente diaria, hemos elegido en los pequeños el compañerismo; y en secundaria, el altruismo. Siempre es buen momento para ayudar a vuestros hijos a que confíen en sí mismos y con estos premios queremos reconocer su dedicación.

Ellos saben que cuentan con el apoyo y cariño incondicional de su Colegio, Santa María del Camino.

Todas las Clausuras termino deseándoos unas felices vacaciones en familia y que la Virgen del Camino os acompañe.

Un gran abrazo

 

Isabel Carvajal, Directora General

 

Compartir